CONCURSO DE RELATOS ILUSTRADOS
Escrito por ANA YOLANDA MIRANDA LOPEZ, domingo 16 de junio de 2019 , 21:34 hs

RELATO GANADOR:

AUTORA DEL RELATO :INÉS MARTÍN TIEMBLO (3º E.S. O)

AUTORA DE LA ILUSTRACIÓN : LUCÍA BELTRÁN PULIDO (3º ESO)

Mi enemiga, mi Problema.

En los informativos sólo decían lo mismo:

``Alissa, una joven de 17 años, ha sido hallada muerta en su casa. El forense confirmó que la causa de la muerte fue un infarto. Sus padres nos han dicho que Alissa sufría de un grave problema en el corazón. Ellos no encuentran explicación ya que, según ellos, nunca tuvo un ataque. Puede ser debido a un disgusto, pero de momento no estamos seguros.´´

En realidad, me daba igual. Nos llevábamos mal desde siempre, éramos como enemigos, pero un sentimiento de culpa me invadió. ¿Por qué? No lo sé. Simplemente ignoré ese sentimiento, tal vez en una semana se me pasaría. Estaba equivocado.

 Todas las noches, sentía un escalofrío cuando me metía en la cama, y la voz de Alissa resonaba en mi cabeza. También sentía un peso sobre mis hombros. Y no fueron tan sólo unos días. No. Pasó día tras día. Harto de tener que soportar todo eso, consulté varias páginas de internet, sin éxito, hasta que me salió el anuncio de una supuesta hechicera que podría ayudarme con mi problema. Sin esperar ni un segundo, fui a donde se suponía que vivía la hechicera.

-Oh Alan, te estaba esperando, siéntate.

Yo me senté en la vieja silla en frente suyo, y le conté mi problema.

-Un caso peculiar, pero fácil de solucionar. Ven, acompáñame.

Yo la seguí hasta una sala vieja e iluminada por velas. En una esquina había un espejo.

-Mírate en el espejo, y sabrás lo que te pasa. Pero debes saber que lo que verás es tu destino.

La miré raro. ¿Mi destino? No esperé más y miré la escalofriante escena a la que debería estar ligado para siempre: el cadáver de Alissa estaba detrás de mí, con una sonrisa, y con sus manos apoyadas en mis hombros.

Sólo entonces, supe por qué me pasaba esto. Alissa no pudo descansar en paz, y me eligió para ayudarla.

 ¿La razón? Simple, yo… Yo fui el causante de su muerte. Su disgusto fui yo. Las bromas fueron mías. Las discusiones las empezaba yo. Todo… fue culpa mía.   

ILUSTRACIÓN

 

 

 



Agregar comentario
Comentarios